Dormir, según la NASA

Manías históricas a la hora de dormir
12 Mayo 2015
Dormir bajo el agua
9 Junio 2015
Todos

Dormir, según la NASA

Si hay un lugar en todo el universo en el que es complicado dormir, ese es el espacio. Imagínate un descanso a miles y miles de kilómetros, flotando en el aire y en un habitáculo que poco o nada tiene que ver con tu cama y tu almohada. Los astronautas han vivido este problema de forma habitual y por ello el duro entrenamiento al que se ven sometidos para poder viajar al espacio incluye una buena preparación del descanso en las extrañas condiciones en las que viven.

La inquietud de la NASA por el descanso de sus astronautas, les llevó a investigar acerca del sueño, con el objetivo de garantizar un desarrollo saludable en sus actividades. De esa investigación, extrajeron algunas conclusiones que son aplicables para cualquier persona que busque un buen descanso. Te presentamos algunas que en Moshy consideramos que pueden resultarte muy útiles:

· Conservar los horarios: tener una agenda estable es básico para poder crear unos hábitos saludables del ciclo del sueño. Intentar mantener estos horarios durante los fines de semana es importante, ya que al dejar de lado las tareas habituales esos días es más fácil  que se desconfigure nuestro ‘reloj’.

· Disfrutar de un rato de descanso antes de ir a dormir: a la cama deberíamos llegar relajados. Tener una hora de calma, paz y tranquilidad antes de caer rendido en la almohada es una gran ventaja para alcanzar antes el sueño.

· No tener señales externas: los agentes externos tienen una fuerte incidencia en el sueño. Disfrutar de horas de luz por la mañana y de oscuridad por la noche es esencial. Un buen consejo es no tener a nuestro alcance elementos electrónicos que nos puedan despistar o iluminar.

· Preservar el dormitorio oscuro, fresco y libre de ruido: al igual que el anterior consejo, este incide en la importancia de un entorno propicio para el descanso. Una idea que propone John Durant, autor del libro “The Paleo Manifiesto”, es la de añadir una nueva alarma en nuestra vida, pero no para despertarnos sino como recordatorio que nos indique, una hora antes de ir a dormir, que ya ha llegado el momento de la relajación y el descanso.